Tuesday, December 23, 2008

Guía de cábalas populares: Año Nuevo



Después de las fiestas del “Dieciocho”, que vienen de la mano con los aires primaverales, coloridos volantines y sabrosos asados, Año Nuevo siempre ha sido una de mis celebraciones favoritas: la gente festeja por una causa bien relativa (cualquier día podría ser Año Nuevo, basta ver las tradiciones de cada cultura). Sin embargo, es una fecha entretenida, porque cada uno deposita en ella todas sus esperanzas de cambio y energías positivas. Místico o no, me gusta tener un día al año para pensar que las cosas pueden ser distintas, que los cambios existen y podemos romper el circulo vicioso en el que a veces caemos.Me alegra ver como la gente se propone cosas (independientemente de si las logre o no), el punto es que la intención está, y todos celebramos esperanzados (y contagiados por el jolgorio general). “Este año sacaré buenas notas y me ganaré la beca”, “Ahora si encontraré una pega buena”, “Desde ahora prometo no ponerme tan enojona con mi pololo”, “Prometo que empezaré a hacer deporte”, etcétera… cada uno ve dónde le aprieta el zapato y trata de mejorar sus defectos.Los primeros recuerdos más o menos nítidos que tengo de los veinte Años Nuevos que he vivido, son en Ecuador: la gente se preparaba con semanas de anticipación, haciendo muñecos llamados “año viejo”: creados con cartón, papel de diario y cuanto fuego pirotécnico se pudiera meter dentro. Como es una tradición popular, la gente junta el dinero para hacer su “viejo”, disfrazándose de viudas que piden dinero para enterrar al difunto esposo, el cual claramente es el muñeco que se quemará a las 12 de la noche, momento en que la ciudad parece arder: la gente quema los “años viejos”, para dejar atrás lo malo del año que recién acaba. Y con esa idea me quedé: el 31 de diciembre a las 12 es un momento de “limpiar” lo que ya no se quiere. Práctico y sano para la mente, reflexionar de las cosas negativas y positivas: ayuda a crecer. Por eso, tengo mi propio ritual de año nuevo, el que sigo hace ya varios años, y que si bien no me ha traído una fortuna tipo Farkas, ni a mi príncipe azul; me ayuda a darme cuenta de que no me puedo quejar de la ausencia de buenos momentos este año que pasó: viajes, buenos resultados académicos, algo de plata (auspiciada por Pancha y trabajos varios, aun espero el Kino), unos meses de
amorsh y un par de amigos nuevos (y claro, porqué no mencionar a los viejos que siempre han estado ahí.Por eso, decidí hacer una recolección de cábalas (entre los ritos personales y los populares), para tener una lista de lo que no puede faltar antes, durante y después de las 12 de la noche del 31 de diciembre.
Guía de cábalas populares y personales

Antes de las 12

1 Asegurarse de que toda la casa esté ordenada antes de la media noche (o por lo menos la pieza): hay que comenzar bien el nuevo año. Botar lo roto o que ya no sirve, regalar lo que no se usa. Lo mismo con el cuerpo, darse un baño rico de tina con “hierbas mágicas” y sales olorosas. Lavarse el pelo, arreglarse las uñas, depilarse: en conclusión, hacer todo eso que te haga sentir bien y cómodo. Tratar de estrenar algo nuevo, aunque sea algo mínimo: pañuelo, aritos, polera: así es más entretenido.

2 Siguiendo con el tema de la ropa, aparecen (imposible no nombrarlos) los clásicos calzones de colores: rojo para el amor (dicen, aunque no me funcionó tanto… jaja); amarillo para la buena suerte, la fertilidad y el amor (también… así que ahora probaré con esos). La idea es que la prenda sea reglada, y que idealmente se ponga al revés (ni idea porqué…)

3 Antes de que los fuegos artificiales iluminen el cielo, se debe hacer una lista con todo lo malo y con todo lo bueno del año que se va: así es más fácil tener una vista panorámica, aprender de lo malo y agradecer por lo bueno. Después de las 12, deshacerse de la lista negativa.

4 También existe la tradición de prender velas de colores según necesidad: para el amor, rojo pasión; para la inteligencia, naranjo; para la buena salud, verde; amarillo para la abundancia y prosperidad. La idea es que se prendan un poco antes de la media noche, y que se consuman hasta el nuevo año. Otra versión dice que las velas deben ser apagadas a las 12, y con cada soplido se debe pensar en el “don” que traerá cada color.


Durante las 12

1 Junto con el tradicional grito que se da a las 12, la idea es que uno repita para si mismo varias veces una frase positiva, al estilo: “Este año estará lleno de cosas buenas” o “Este año vendrá cargado de felicidad”. De este modo, uno atraería las buenas energías para el nuevo periodo.

2 A las 12 en punto, se debe comer una cucharada de lentejas cocidas para atraer la prosperidad. Otra opción es la de las doce uvas (una por cada “campanada” y cada “mes”… no sé cómo no se atora la gente comiendo tanta cosa en menos de un minuto). Los más creyentes en esta cábala, dicen que el sabor de cada uva predecirá cómo será cada mes del año venidero (demasiado fanatismo a mi parecer).

3 Por supuesto, junto con los comestibles de prosperidad, uno deberá tomar la maleta y hacer el loco saliendo a dar la vuelta a la manzana. Para los más recatados, también existe la posibilidad de subirse a la mesa con el bolso de viaje o salir sólo hasta la puerta de la calle. No obstante, los expertos en el tema dicen que no se obtienen los mismos resultados, ergo, si desea viajar a China, mejor dé la vuelta a Santiago completo.

4 Pero si ese viaje no desea hacerlo sólo, antes de tomar las maletas, deberá abrazar (antes que a todos los demás) a una persona del sexo opuesto (para encontrar pareja o mantener la que se tiene). Pero ¡ojo!, que no sea un niño, puesto que si se hace eso, el viaje no podrá realizarse, ya que dentro de los próximos doce meses, un nuevo bebé nacerá.

5 Pero claro, ahora que son dos los que viajan, seguramente faltará dinero: para evitar esto, llene sus bolsillos con billetes o meta un anillo de oro en la copa de la cual beberá a las 12. También puede morder algo que sea de oro. (Sí, todos sabemos que esta tradición es media tonta: si tiene oro y billetes ¿para qué quiere más? ¬¬ El que no tiene oro ni billetes es el que los necesita… paf!)


Después de las 12

1 La tradición dice que después de los abrazos, corridas con maleta, comidas de uva o lenteja, apagadas de vela, etcétera; uno debe hacer lo que más le gusta, para que el año que viene se encuentre colmado de momentos agradables haciendo “eso” que a uno tanto le agrada (¡Cuidadito con lo que hacen! Podrían estar un año entero bailando, o durmiendo, o bebiendo ebrios, o… 1313 jajaja)

2 Al despertar el primero de Enero (para los que despiertan), deben estar muy atentos con la escena que observen al salir de su casa por primera vez: lo que vean será un augurio de lo que se viene en el año: ver a alguien el sexo opuesto es amor; ver algo oscuro, son problemas; ver un niño, alegrías.

3 Y por último, deben estar muy atentos a los doce primeros días del año, pues ellos representarán cómo será cada mes venidero: el primer día, enero; el segundo, febrero; y así consecutivamente. Es por eso que uno debe preocuparse de comenzar bien el año para que el resto siga así. También la tradición popular dice que el clima de cada día representa como serán los meses, cosa que creo ciegamente porque siempre hay días nublados y fríos la primera semana del año.


En fin… hagan lo que hagan, preocúpense de pasarlo bien y disfrutar: por muy malo que haya sido lo que pasó, este día es para celebrar todas las posibilidades de alegría que vendrán en los 365 días próximos.

6 comments:

-josefina- said...

Aaaaay, me superan los códigos html y no puedo poner todo el post en una letra igual :/ Si alguna de las otras integrantes puede lograrlo, está autorizada a hacerlo xD

Saku said...

Jajajajaja Joseeee la mejor!! Gracias por revivir crónicas! y que buenos tips! Besitosd

Daniela Zárate said...

Loco, siempre he querido recordar lo de los primeros 12 días y siempre se me olvida. De todas las cuestiones que pusiste hago solo lo primero. Me baño (jajajaj, felicitaciones a mi) y me pongo algo nuevo. Nuevo puede ser algo nuevo usado tb, no soy jodida con eso :P.
Jose, eris bakán por escribir de nuevo igual que la saku. Ya pensaré en algo apra escribir y no botar esto :D. Oye, pero cambiémonos a wordpress, no?.
Besitos a las dos, zetiña.

-josefina- said...

porqué blogspot ya pasó de moda? :O xD estoy out del mundo blog... jajaja pero para eso tenemos a nuestra periodista profesional que nos guía! eh eh eh! jaja
escribeeeeeeeee :)

Saku said...

Jajajaja pucha no me gustan los layouts de wordpress xD

José Luis Contreras Muñoz said...

He realizado el de la maleta y no ha pasado nada jajaj